Gina Ortiz Está Construyendo una Texas Mejor.

Gina Ortiz Jones aprendió muy joven que para lograr un futuro mejor se necesita trabajar duro, oportunidades, y sacrificio. Una lección que aprendió de su madre, quien a pesar de haberse graduado de una prestigiosa universidad, dejó su hogar en Las Filipinas y emigró como empleada doméstica a los Estados Unidos. Ella creyó que este sacrificio le permitiría a su familia una vida mejor y una oportunidad para el sueño americano.

El ejemplo y sacrificio de su madre inculcó en Gina la importancia de ser humilde, el trabajo duro, y la voluntad de tomar riesgos para crear y aprovechar oportunidades para ella misma y otros.

Su camino no siempre a sido facil. La madre de Gina mantuvo más de un trabajo con horas extensas mientras criaba dos hijas sola. Gina sabe de primera mano lo que significa para un niño crecer en vivienda subsidiada y depender de comidas escolares de bajo precio. Gina vio a su madre combatir el cáncer de colon y entiende que los seguros médicos a los cuales ella tuvo acceso fueron esencial en su recuperación.

A pesar de eso, la educación siempre fue una prioridad en su casa y Gina aprendió que la educación y el servicio ofrecían un camino hacia nuevas oportunidades. Con el apoyo de su familia y profesores quienes desafiaron y creyeron en ella, Gina se graduó como una de los diez mejores alumnos de su clase en John Jay High School en San Antonio, y recibió una beca ROTC de la Fuerza Aérea de cuatro años para estudiar en la Universidad de Boston. En 2013, Gina creó una beca llamada "Liderazgo A Través Del Servicio" en beneficio de su escuela, John Jay High School, porque entiende la importancia de retribuir y apoyar a otros como ella.La beca es un fondo anual que reconoce estudiantes por su alto rendimiento académico y servicio a su comunidad.

Gina luchará todos los días para asegurar que todos los estadounidenses reciban las mismas oportunidades y el acceso a un futuro mejor. Al mismo futuro que nuestro país les dio a ella y su familia.

Ella entiende que las oportunidades que ella y su familia tuvieron fueron posibles porque vivían en los Estados Unidos. Por eso, Gina supo desde niña que quiera servir y dedicar su vida a otros. Después de recibir un grado doble como economista y especialista en el Este asiático, y su Maestría en Economía de la Universidad de Boston, Gina ingresó a la Fuerza Aérea de los Estados Unidos como oficial de inteligencia en Irak durante la póliza de “Don’t Ask, Don’t Tell.”

Después de sus doce años de servicio militar, Gina se enfocó en fortalecer su carrera en las áreas de seguridad nacional, servicios de inteligencia y defensa especializando en aconsejar en operaciones en América Latina y África. Su trabajo incluyó aconsejando en operaciones militares que acompañaron el referendo sobre la independencia de Sudán del Sur, y servicio como integrante de la Unidad de Inteligencia para la crisis en Libia. Durante sus últimos 16 meses como funcionaria civil, Gina trabajó en la intersección de asuntos económicos y de seguridad nacional. Asignada por la Comunidad de Inteligencia, se desempeñó como Asesora Principal de Protección del Comercio, una posición creada por el presidente Obama en 2012 por medio de una orden presidencial. Posteriormente, ocupó el cargo de Directora de Inversiones en la Oficina del Representante Comercial de los Estados Unidos, donde lideró el grupo encargado de evaluar las inversiones extranjeras para garantizar que no presentarán riesgos a la seguridad nacional.

En reconocimiento de sus años de servicio y su amplia experiencia, en 2016 recibió la distinción de Líder Joven por el Consejo sobre Alemania (Council on Germany Young Leader) y es miembra joven del prestigioso Consejo de Relaciones Internacionales (Council on Foreign Relations - CFR).También es miembra del Consejo de Defensa del Proyecto de Seguridad Nacional Truman, y terminó un posgrado en la Escuela de Estudios Militares Avanzados del Ejército de los Estados Unidos.

Durante su carrera, Gina ha sido testigo de los peligros asociados con la deconstrucción de las instituciones gubernamentales, los ataques a la libertad de prensa, los efectos de las políticas diseñadas para debilitar la voz de las mujeres y otros grupos marginados, y de las amenazas planteadas por los líderes que ven su ocupación como una oportunidad para enriquecerse en vez de fortalecer una nación. Viendo como los supuestos líderes de este país están creando las mismas amenazas mientras que familias como la de ella ven que las oportunidades desaparecen, Gina una vez más se siente convocada para servir a su país y comunidad donde mejor lo puede ayudar.

Gina es candidata al Congreso para contribuir su experiencia sin comparación, perspectiva única, y los valores fundamentales que le inculcaron creciendo en San Antonio, a Washington D.C. Gina trabajará incansablemente cada día para asegurar que todos los estadounidenses tengan las mismas oportunidades y la promesa de un futuro mejor como el que ella y su familia recibió. Su siguiente frontera son la Cámara de Representantes y el Distrito Electoral 23 de Texas.